Portada 

Leyendas urbanas 
Leyendas urbanas 
Leyendas de miedo 
Perro fiel 
Asiento del coche 
Dile a mis padres 
La canción maldita 
Polybius, el juego maldito 
Vigila las patatas 


 

Casas encantadas 
Criptozoología 
Espiritismo 
Extraterrestres 
Fantasmas 
Hechizos y rituales 
Historias de miedo 
Leyendas urbanas 
Lugares fantasma 
Misterios 
Ovnis 
Poltergeist 
Seres mágicos 







Leyendas de miedo


TARDE DE CINE

Un grupo de amigos decide ir una tarde al cine. Llegan tarde a la sesión y las luces ya están apagadas, aunque la peli aún no había empezado. Cuando uno de ellos se sentó en su asiento, pero uno de ellos notó un pinchazo al hacerlo. Al sentirlo, miró sobre su asiento y vio una jeringuilla. Sobre el asiento había un mensaje escrito: "Bienvenido al mundo del SIDA".

RAMOS DE FLORES

Como cada día desde hacía dos meses, una joven recibe flores de su novio. Éste desea convencerla de casarse con él. Pero desde hace unas semanas el estado de salud de la joven empeoraba. Su médico le decía que era a causa del estrés, y que por eso estaba tan cansada. En resumen, le decía que no era nada grave.

Sin embargo, la joven fue encontrada muerta unos pocos días más tarde. Conclusión de la policía: la chica habría muerto por envenenamiento por arsénico. Y es que lo que su amigo no sabía es que las flores que le mandaba provenían de un campo situado cerca de una fábrica que expulsaba esta sustancia nociva.

Leyendas urbanas: Ramo de flores

MAÑANA TRAERÉ MÁS

En 1947, en una Berlín en ruinas, una joven se encuentra con un ciego errante en la calle que le pide llevar una carta a una dirección. Caritativamente, ella acepta y toma el camino de la dirección indicada. Pero al hacerlo ve como el ciego huye corriendo, sin vacilación alguna, y que desaparece girando rápidamente por la primera esquina. La chica no entiende nada... Encontrando este comportamiento sospechoso, la joven va a contar lo sucedido a la policía.

La policía escucha lo sucedido y decide ir a la dirección a la que supuestamente debía entregar la carta, acompañados de la chica. Una vez allí, descubren con horror que en esa vivienda se encuentran dos hombres y a una mujer muertos, además de una gran cantidad de carne (la carne en aquella época era muy valiosa, ya que estaban arruinados). Pero para sorpresa de la policía la carne no era de animal, sino que era... carne humana. Y el texto de la carta que la joven debía entregar decía lo siguiente: "Carne de la mejor calidad para la población. Mañana les traeré más."







    Contacto © 2008 WebMisterio.com Condiciones de uso