Portada 

Leyendas urbanas 
Leyendas urbanas 
Leyendas de miedo 
Perro fiel 
Asiento del coche 
Dile a mis padres 
La canción maldita 
Polybius, el juego maldito 
Vigila las patatas 


 

Casas encantadas 
Criptozoología 
Espiritismo 
Extraterrestres 
Fantasmas 
Hechizos y rituales 
Historias de miedo 
Leyendas urbanas 
Lugares fantasma 
Misterios 
Ovnis 
Poltergeist 
Seres mágicos 







Asiento del coche


Era una noche sombría y brumosa. A Denise le costaba mantenerse despierta. Iba por una carretera desconocida y fuera llovía. Su nivel de ansiedad aumentaba cada vez más ya que el nivel gasolina comenzaba a ser peligrosamente bajo y no tenía ni idea de dónde se encontraba la ciudad próxima.

Finalmente, justo en el momento en el que iba a parar el coche para pasar la noche y dormir, percibió una pequeña estación de servicio a un lado del camino. Parecía un poco abandonada pero tenía luz, había vida. Paró en la estación. El empleado de la misma dio la vuelta al coche y parecía estar muy distraído mirando al interior mientras ella le pedía que llenara el depósito completamente. Él seguí con su aire distraído. Denise no se sentía bien a su lado. Finalmente reaccionó, pero le pidió que abriera el capot, ya que según él el coche hacia ruidos extraños.

Su ansiedad empieza de nuevo a aumentar porque se da cuenta que está sola en esa pequeña estación de servicio mugrienta en medio de la nada y que el empleado encuentra cualquier escusa para no dejarla ir. Él empleado le pide a Denise que se acerque para ver el motor ya que quiere mostrarle una cosa. No sabiendo demasiado qué hacer, Denise se acerca preguntándose para ella porqué no empieza a gritar.

Leyenda urbana: ¿Has mirado en el asiento de atrás?

Tan pronto llega delante del coche, él la coge del brazo y le dice: "¡¡Este coche necesita una reparación!! ¡¡Acompáñeme a la oficina!!" Tras eso, le pone la mano tapando su boca y la arrastra con fuerza al interior de la oficina. Ella comienza a morderle la mano mientras él tira de ella hacia el interior de la estación. Una vez en el interior, él la suelta y le dice que hay un hombre acostado sobre el asiento trasero de su coche, que por eso la trajo al interior y que debe creerla.  Pero Denise, aterrorizada y sin creer lo que dice, escapa corriendo hacia su coche huyendo de él a toda velocidad. Se mete en el coche, arranca a toda prisa y sale despavorida de la gasolinera.

Al cabo de unos minutos ya más tranquila, recuerda la recomendación que le había hecho y para darse cuenta que sólo era una mentira mira por su retrovisor. Pero no le mentía. Allí se encontraba un hombre con una cazadora con capucha y un hacha en la mano tumbado  sobre el asiento trasero. Con un rápido movimiento de brazo decapitó a Denise con su hacha.

El cadáver de Denise fue encontrado pocos días después. No es el único caso que ha sucedido en las carreteras. Pero la policía nunca ha podido encontrar al asesino en serie.







    Contacto © 2008 WebMisterio.com Condiciones de uso